Visión artística

"A la música se puede aplicar lo que Vitrubio dice con tanta razón de la arquitectura, a saber, que los que intentan ejercitarse solo manualmente, sin estudiar, no pueden realizar nada eficazmente. Y los que confían tan solo en la teoría y en las letras, dan la impresión de que persiguen la sombra y no la realidad. Por fin, los que aprenden una y otra cosa, como adornados por las armas, llegan a conseguir pronto una gran autoridad en lo que propusieron."

Francisco de Salinas (1577)

Musical Arts Madrid es un centro de educación musical de nueva creación con sede en la capital española y una filosofía tan racional como poco común en los cientos de instituciones con los que podríamos homologarnos: la formación de músicos completos desde una perspectiva práctica, que les dote de las habilidades necesarias para integrarse con excelencia en el ecosistema laboral de la música en su definición más actualizada.

"La formación de los músicos es un problema filosófico que los centros educativos no hemos podido resolver de manera convincente. Musical Arts Madrid asume la educación de las generaciones venideras de músicos desde una perspectiva poco común, que defiende la práctica musical técnica, en su sentido clásico, como el axioma principal del desarrollo de las habilidades que un músico necesita para ser un agente resolutivo y habilidoso en la industria cultural del presente en marcha".

Josu De Solaun
Director Artístico de Musical Arts Madrid

La
práxis
y la
técnica

La educación de nuestros alumnos es nuestra mayor devoción. Y por ello, hemos desarrollado una serie de programas en base a nuestra filosofía educativa única, que aspira a desarrollar las habilidades artísticas de jóvenes músicos a través del desarrollo de las técnicas musicales desde una perspectiva distinta a la que usualmente asociamos a esta palabra.

En Musical Arts Madrid entendemos que el desarrollo de las habilidades, técnicas y conocimientos directa e indirectamente relacionados con la praxis musical, deben ser el objetivo primordial de un músico,  y no un trámite burocrático necesario a superar antes de subirse al escenario.

Nuestros programas educativos asumen una perspectiva artesanal de la ejecución musical, en la que todas las técnicas de la música se desarrollan de manera integrada en la producción directa de esta. Así, nuestros alumnos se forman en torno a una visión de la música más en contacto con las exigencias profesionales y que intenta difuminar las fronteras entre lo que hoy en día se conoce como intérpretes y compositores.

Si esta perspectiva es poco común en las instituciones educativas universitarias en las que se enseña la música hoy, no es revolucionaria, pues desde ella es desde donde tradicionalmente se ha basado la educación independiente de músicos y artistas durante toda la historia universal: aprender a hacer música, haciendo música.

La filosofía de Musical Arts en cuatro actos

En MAM no participamos de concepciones de la música de cámara como mera hausmusik, ni como música de élites privilegiadas. Tampoco como ideologías que tengan que ver con ideas como la exquisitez o el refinamiento. En Musical Arts Madrid concebimos la música de cámara, es decir, el pequeño conjunto instrumental, como la técnica primordial a utilizar —junto con el solfeo y la composición/improvisación— para la formación de músicos de excelencia. Y así lo concebimos porque el pequeño conjunto instrumental le permite al músico engarzarse dialécticamente con otros músicos, es decir, con otras técnicas musicales y muy en especial, con el maestro, del que aprender, en acto, a través de la imitación y la “osmosis“.  En otras palabras, el maestro y el discípulo tocando siempre juntos, haciendo música juntos en acto y no solamente en contextos de explicación y recepción de información.

Por todo esto, la música de cámara es para nuestra institución la base sobre la que se vertebran todos los programas educativos

Durante muchos años, la educación musical concebía la música de cámara como una asignatura tangencial, simplemente complementaria al desarrollo individual del dominio de nuestro instrumento.

En Musical Arts Madrid creemos fehacientemente que los procesos que el músico desarrolla cuando se ve envuelto en la ejecución camerística aúnan las habilidades más potentes que pueda tener a su disposición un gran músico. La música de cámara es el eje en el que confluyen muchas de las técnicas musicales. Y es de este eje germinal del que crecen las variedades solísticas y orquestales de la práctica musical.

NUESTRO CENTRO BASA SUS ITINERARIOS EDUCATIVOS EN EL DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD CAMERÍSTICA.

CONOCE MÁS SOBRE EL PROFESORADO DE MÚSICA DE CÁMARA EN MUSICAL ARTS

Desde hace bastante tiempo, la educación musical global ha desarrollado procesos a través de los cuales las actividades de lo que hoy se llaman compositor e intérprete han ido separándose. En Musical Arts Madrid creemos que esta es una separación artificiosa, y que va en contra de lo que el músico siempre hace: componer. Componer en sonidos (basándose en contextos determinados más restringidos – las partituras, o más amplios – la improvisación), o componer partituras. 

En nuestro centro, el proceso de composición y práctica musical aúna en su filosofía los perfiles de compositor, intérprete e improvisador. Para nosotros, acotar cualquiera de estas prácticas supone maniatar las posibilidades operatorias de un músico.

NUESTROS ALUMNOS DESARROLLAN SUS CAPACIDADES MUSICALES EN UN ENTORNO ARTESANAL, DE TALLER MUSICAL, EN EL QUE SE PROMUEVE LA COMPOSICION DE PARTITURAS, LA COMPOSICIÓN EN SONIDOS, Y LA IMPROVISACIÓN DE LA MÚSICA POR IGUAL.

A través de esta convicción, Musical Arts Madrid imbuye a los alumnos de todos sus programas e itinerarios en el desarrollo de habilidades improvisatorias y compositivas, que les hacen más competentes en la realidad práctica de las industrias culturales.

Esta premisa dota a nuestros programas de múltiples seminarios, talleres y conferencias dedicadas al entendimiento de las músicas del mundo—no para estudiarlas como un agente externo a nuestra música o exótico, sino a través de la comprensión de cómo el proceso de composición musical está inevitablemente relacionado con los contextos en los que nace, y como estos nos ayudan a operar con más pericia con las técnicas e instituciones de la historia de la música que están en nuestro presente.

En Musical Arts Madrid pensamos que en la  música confluyen numerosos campos —que el campo de la música tiene— solapamientos y entrecruzamientos con otras disciplinas y ámbitos de la actividad humana. 

Concebimos por tanto que cualquier música que interpretemos en un concierto en nuestro presente en marcha es «música contemporánea» o actual. Cualquier ejecución (desde ahora, para nosotros, composición en sonidos), cualquier práctica musical está influida por millones de variables en nuestro contexto actual que la hacen inevitablemente parte del presente. No importa si es música francesa del siglo XIV, una Sonata de Beethoven, música tradicional india o flamenco: al ejecutarse en un escenario del presente, esta se convierte en  nuestra música de hoy.

 Y este hecho incuestionable hace que no tenga sentido el estudio de los periodos y «estilos pasados» si no los conectamos con nuestra realidad presente. 

Es por eso que en nuestros programas la comprensión y el estudio de las músicas de lo que comúnmente se ha dado en llamar Edad Media, Renacimiento, Barroco, Clasicismo, Romanticismo y las vanguardias del siglo XX se integran de forma equitativa en la educación de nuestros alumnos, junto con todos los demás contextos estilísticos que han tenido influencia en nuestra realidad musical actual., como parte del rico acervo de instituciones históricas de las que parte el músico del presente. Aunque nuestro departamento de Música Antigua se dedique al estudio profundizado de la música de determinados períodos de la historia universal, por ejemplo, su perspectiva siempre los relacionará directamente con la realidad a la que nuestros alumnos se enfrentan al subir a un escenario. Los programas de Alta Especialización, Academia y Formación Reglada tratan en sus programaciones con equidad todas estas influencias, estableciendo estructuras de integración curricular entre ellas.

La creencia en el artista como un ente mágico, uránico, ajeno a la realidad mundana es una ideología que se ha popularizado mucho durante el último siglo, pero que entra en conflicto con la percepción que los artistas de tramos históricos más amplios tenían sobre el mundo en el que vivían. Éstos siempre han estado vinculados a instituciones que conformaban el material que producían (Iglesias, cortes, Estados o teatros), y han acomodado su creación al contexto que, a la vez que les protegía o nutría económicamente, les moldeaba.

 Estudiar en Musical Arts Madrid implica tomar una conciencia real sobre el contexto global en el que la música se desarrolla en nuestros días. Esto, además de ser fundamental en la forma en la que nuestros alumnos conciben la música y su hacer práctico, también les hace conscientes de los nuevos medios de difusión de ésta y de los recursos que las nuevas tecnologías nos dan, permitiendo una visión actualizada y consistente con nuestra realidad y nuestros públicos.

Musical Arts Madrid nutre todos sus departamentos con talleres a través de los que nuestros alumnos desarrollan habilidades de promoción, marketing, gestión de proyectos y medios audiovisuales que les harán agentes competentes una vez se enfrenten al mercado laboral.

Además, nuestro centro cuenta con un departamento especialmente dedicado a la implementación de recursos de eLearning en todos los programas educativos. Este es tan innovador como primordial para la educación musical en nuestra década, pues a través de un ecosistema de enseñanza remota nuestros alumnos llevan a cabo clases magistrales con profesores que están a miles de kilómetros de distancia, con una calidad inigualable a ningún otro sistema de videoconferencia.

CONOCE MÁS SOBRE EL ELEARNING EN MUSICAL ARTS MADRID

Comité artístico

  • Josu De Solaun — Director Artístico
  • Franziska Pietsch
  • Misha Dacic
  • Andriy Viytovych
  • Carles Marín
  • Sophia Reuter